¿Puede el consumo de cannabis explicar el aumento de hospitalizaciones por trastornos psicóticos?




Según Manuel Gonçalves‐Pinho, Miguel Bragança y Alberto Freitas sí.



Empecemos por lo básico ¿qué es un trastorno psicótico? Un trastorno psicótico es una enfermedad mental que se caracteriza por estos síntomas principales durante un periodo mínimo de un día:

  1. Alteración del pensamiento: ideas delirantes, es decir, creencias erróneas que se mantienen a pesar de la evidencia que las contradice; la persona está convencida de su veracidad, las defiende y estas motivan su conducta.

  2. Alteración de las percepciones: alucinaciones que se caracterizan por percepciones falsas o sin un estímulo que las generen y que son principalmente auditivas o visuales.

  3. Discurso o habla desorganizada.

  4. Comportamiento extraño o desorganizado.

Algunos ejemplos de pensamientos o ideas delirante son:

  • Autoreferenciales: la persona cree que las demás personas actúan en función de él.

  • Persecutorias: La persona cree que es perseguida, engañada o atacada.

  • Mágicas: la persona cree que la conducta de las personas es controlada por otros seres.

  • Megalomaniacas: la persona cree tener un talento o poder especial que no es reconocido por lo demás.

  • Erotomaniacas: La persona cree que otra persona está enamorada de el/ella.

  • De influencia: la persona cree que su conducta es controlada por otros.

  • Somáticas: La persona cree que algo en su cuerpo se ve o funciona mal.

  • De transmisión de pensamiento; la persona cree sus pensamientos son difundidos sin su voluntad.

  • Celos delirantes: la persona cree que su pareja le es infiel.

Varios estudios han asociado el consumo de marihuana con un mayor riesgo de sufrir trastornos psicóticos, esto relacionado además con la cantidad de sustancia, la edad del primer consumo y la vulnerabilidad genética de la persona.


Por ejemplo, la investigación realizada por Di Forti M, Iyegbe C y Sallis H (2012) "Psicosis y variaciones del gen AKT1" concluyó que las personas que consumen marihuana y tienen una variante específica del gen AKT1 (que codifica una enzima que afecta las señales de dopamina en el estriado) tienen un riesgo mayor de sufrir de psicosis.

Otro estudio realizado por Caspi A, Moffitt TE, Cannon M, (2005) concluyó que existía un mayor riesgo de sufrir psicosis en los adultos que habían consumido marihuana en la adolescencia y además tenían una variante específica del gen catecol-O-metiltransferasa (COMT), una enzima que diluye neurotransmisores como la dopamina y la norepinefrina.


Así mismo muchas investigaciones apoyan la teoría de que el consumo de marihuana empeora el curso de la enfermedad en pacientes que ya sufren de esquizofrenia y puede generar una reacción psicótica aguda en personas no esquizofrénicas que la consumen, especialmente en dosis altas (aunque esto disminuye a medida que la droga se elimina del organismo). Se ha llegado a concluir que el consumo de cannabis aumenta hasta tres veces el riesgo de sufrir episodios psicóticos (Arseneault L, Cannon M, Witton J, Murray RM, 2004).

"¿Cuál es la dosis segura de marihuana?"

esta entrada al blog también podría interesarle

Para comprobar esta correlación Manuel Gonçalves‐Pinho, Miguel Bragança y Alberto Freitas, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Porto analizaron todas las hospitalizaciones que ocurrieron entre 2000 y 2015 en los hospitales públicos de Portugal en búsqueda de cambios en las estadísticas después de la despenalización del consumo de cannabis en este país.

Encontraron que se pasó de 20 hospitalizaciones durante el año 2000 a 588 en el 2015, es decir que hubo un aumento de 29.4 veces. En total ocurrieron 3.233 hospitalizaciones con una diagnostico primario de trastorno psicótico (episodios psicóticos o esquizofrenia) y un diagnostico secundario de abuso o dependencia de cannabis en el transcurso de esos 15 años.


También se encontró que la mayoría de las hospitalizaciones se asociaron con pacientes masculinos, representando el 89.8% de todas las admisiones (2,902), la edad promedio de los sujetos, tanto hombres como mujeres, fue de 29 y 30 años.


Una de las limitaciones de este estudio es que se basó en los datos administrativos, por lo que la validez de los diagnósticos depende de la pericia médica; sin embargo, en los hospitales públicos portugueses, la codificación de diagnósticos y procedimientos es realizada por médicos capacitados y calificados, lo que refuerza la confiabilidad de los datos.


Este estudio se convierte en un insumo muy importante para los países que avanzan en el camino de la regulación del uso del cannabis, puesto que encienden las alarmas sobre algunas de las posibles consecuencias negativas del aumento en los patrones de consumo de cannabis en la población adolescente y adulta.

¿Cuáles son las medidas que se deben tomar para prevenir que aumenten este tipo de enfermedades mentales? Tres aspectos clave:

  1. Prevención universal y selectiva: que las personas puedan acceder a estrategias de fortalecimiento de sus factores de protección, sobre todo en las edades de mayor riesgo para que se disminuyan los indices de consumo adolescente y se logre aumentar la edad de primer consumo.

  2. Percepción del riesgo real: que las personas reconozcan la importancia de conocer sus antecedentes familiares en salud mental y el riesgo real al que se exponen sin consumen teniendo historial de enfermedad en su familia.

  3. Reducción de riesgos y daños para quienes consumen: que la personas conozcan sobre la sustancias, sus posibles efectos y las consecuencias de su consumo en el corto y largo plazo, ademas de cuales son las formas menos inseguras de consumir de forma que puedan disminuir los posibles riesgos y daños por este consumo.

Tampoco podemos dejar de lado que esta es apenas una de las consecuencias que ha tenido la regulación de sustancias en este país. El panorama de resultados es alentador si miramos lo que ha ocurrido con sustancias como la heroína. Según las cifras que ha recopilado la Agencia Piaget (Escobar, 2019), el número de personas que usan heroína en Portugal pasó de 100.000 a 30.000 durante los últimos 20 años. El país tiene ahora el índice más bajo de muertes relacionadas con drogas: tres por cada millón de habitantes, cinco veces menos que el promedio de Europa, que es de 17,3. Las infecciones de VIH entre personas que usan drogas han caído a la mitad y la población carcelaria por motivos relacionados con drogas pasó del 75 al 45 % en estos 20 años.

"En defensa de los derechos humanos buscamos la regulación del mercado de las drogas" esta entrada al blog también podría interesarle

Referencias bibliográficas

  • American Psychiatric Association (2016). Manual disgnostico y estadistico de los trastornos mentales, Quinta edición. Burg Translations, Inc., Chicago (EEUU)

  • Arseneault L, Cannon M, Witton J, Murray RM. Causal association between cannabis and psychosis: examination of the evidence. Br J Psychiatry. 2004;184:110-7.

  • Di Forti M, Iyegbe C, Sallis H, et al. Confirmation that the AKT1 (rs2494732) genotype influences the risk of psychosis in cannabis users. Biol Psychiatry. 2012;72(10):811-816. doi:10.1016/j.biopsych.2012.06.020

  • Escobas, M (2019). Despenalizar el uso de drogas: lecciones desde Portugal.Recuperado de: https://www.elespectador.com/noticias/el-mundo/despenalizar-el-uso-de-drogas-lecciones-desde-portugal-articulo-868463

  • Fierro, M.(2001). Semiología del psiquismo. Quebecor Wolrd. Bogota.

  • Gonçalves-Pinho M, Bragança M, Freitas A. Psychotic disorders hospitalizations associated with cannabis abuse or dependence: A nationwide big data analysis. Int J Methods Psychiatr Res. 2019;e1813. https://doi.org/10. 1002/mpr.1813


  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

Sitio creado por Clan 2020 - Todos los derechos reservados

Bogotá | Colombia | 2020

  • Facebook Fundación Deliberar
  • Twitter Fundación Deliberar
  • Instagram Fundación Deliberar
  • Messenger Deliberarspa