¡Estudien vagos! Todo lo que quiere saber sobre el consumo de spa

Actualizado: 12 de dic de 2019

Dentro de la dinámica del consumo de sustancias psicoactivas se encuentran diferentes categorías cuya definición se hace necesaria a la hora de entender en fenómeno en toda su dimensión, dentro de estas: las sustancias psicoactivas, la intoxicación por consumo de sustancias, el uso de sustancias, el uso problemático o abuso de sustancias, la dependencia a las sustancias, el síndrome de abstinencia, el craving, la tolerancia, la desintoxicación y la deshabituación.


En #deliberar hoy le traemos el diccionario de términos de sustancias psicoactivas, para que estudie y no vaya por el mundo usando la palabra drogadicto indiscriminadamente.


A continuación definiremos cada una de estas categorías:


Una sustancia psicoactiva con capacidad adictiva es toda sustancia farmacológica que al ser introducida en el organismo es capaz de activar el sistema nervioso central produciendo alteraciones a nivel de la conciencia, la sensopercepción y el comportamiento, generando a mediano plazo conductas adictivas (Casas, Bruguera, Dura y Pinet. 2011).


Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (quinta edición) la intoxicación es un estado alterado del SNC, que se caracteriza por cambios psicológicos y/o comportamentales, debido al efecto de una sustancia psicoactiva. Los cambios más frecuentes implican alteraciones de la percepción, de la vigilancia, la atención, el pensamiento, la capacidad de juicio y el comportamiento psicomotor e interpersonal, pueden acarrear por ejemplo episodios de agresividad o labilidad emocional. El cuadro clínico específico en la intoxicación por sustancias varía entre los sujetos y depende de:

  • La sustancia implicada

  • La dosis

  • La duración o cronicidad de su uso

  • La tolerancia del sujeto a los efectos de la sustancia

  • El tiempo transcurrido desde la toma de la última dosis

  • Las expectativas por parte de la persona a los efectos de la sustancia

  • El entorno o lugar en el que la sustancia se ha tomado

Los signos y síntomas de la intoxicación persisten a veces durante horas o días, mucho después de que la sustancia ya no se detecta en el organismo gracias a la presencia continua de bajas concentraciones de la sustancia en algunas áreas cerebrales o al efecto de «ataque y retirada» producto de la descarga de adrenalina y noradrenalina que conlleva la eliminación de las sustancias del cuerpo. Estos efectos de intoxicación a largo plazo deben distinguirse de la abstinencia. La intoxicación por sustancias se asocia con frecuencia al abuso de sustancias.

Si quiere conocer más sobre el guayabo (la resaca por alcohol) o el bajón químico (comedown) haga clic aquí

La diferencia entre el uso, el abuso y la dependencia de sustancias psicoactivas o drogas tiene que ver con la intensidad y frecuencia de consumo además de las consecuencias del mismo. Una persona que se toma un trago solamente durante una celebración sin llegar necesariamente a un estado de embriagues o una persona que durante una fiesta decide consumir una pills de éxtasis y sin embrago no lo vuelve a hacer durante algunos meses, son algunos ejemplos de personas que hacen uso de sustancias psicoactivas y que a pesar de esto pueden desarrollar su vida con normalidad sin asumir consecuencias negativas al ser un consumo ocasional, puntual  y no patológico.


En contraste con esto, una persona que empieza a incumplir con sus obligaciones laborales puesto que consume alcohol la noche antes de tener que trabajar, una persona que consume cocaína todos los fines de semana o una persona que se fuma un solo cigarrillo teniendo un diagnóstico de una cardiopatía isquémica son ejemplo de personas con consumo problemáticos o que abusan de las sustancias psicoactivas y que se encuentran en una etapa previa a la dependencia del consumo puesto que no son capaces de prever y minimizar las consecuencias negativas de su consumo.


El abuso de sustancias supone un riesgo para el consumidor puesto que no solo tiene que ver con la frecuencia y la cantidad del consumo sino también con las particularidades del consumidor que lo hacen menos o más propenso a sufrir daños por el consumo.  Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (quinta edición) el abuso de sustancias consiste en un patrón desadaptativo de consumo de sustancias que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por uno o más de los ítems siguientes durante un período de 12 meses:

  • Consumo recurrente de sustancias, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (por ejemplo ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de sustancias; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela relacionadas con la sustancia; descuido de los niños o de las obligaciones de la casa)

  • Consumo recurrente de la sustancia en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (por ejemplo conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos de la sustancia) 

  • Problemas legales repetidos relacionados con la sustancia (por ejemplo arrestos por comportamiento escandaloso debido a la sustancia)

  • Consumo continuado de la sustancia, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la sustancia (por ejemplo discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación, o violencia física)

La adicción a sustancias psicoactivas o drogadicción es definida por la OMS  como un conjunto de cambios fisiológicos, pensamientos y comportamientos dirigidos al consumo compulsivo de alguna sustancia psicoactiva en presencia de un deseo de cesar el consumo a través de esfuerzos por interrumpir o moderar el uso de la sustancia.  Este fenómeno es definido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales como la dependencia y hace referencia el conjunto de fenómenos cognitivos, comportamentales y fisiológicos que se producen por la integración entre un organismo y una sustancia, entre los que destacan tres o más de los siguientes times en algún momento de un período continuado de 12 meses:


Fenómeno de tolerancia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:

  1. Una necesidad de cantidades mayores de la sustancia para conseguir el efecto deseado

  2. El efecto de las mismas cantidades de sustancia disminuye con su consumo continuad

Síndrome de abstinencia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:

  1. El síndrome de abstinencia característico para la sustancia

  2. Se toma la misma sustancia (o una muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia

  3. La sustancia es tomada con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía

  4. Existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo de la sustancia

  5. Se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia (por ejemplo visitar a varios expendedores o desplazarse largas distancias para conseguirla), en el consumo de la sustancia (por ejemplo fumar un cigarrillo de marihuana tras otro) o en la recuperación de los efectos de la sustancia

  6. Reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia

  7. Se continúa tomando la sustancia a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de la sustancia (por ejemplo consumo de la cocaína a pesar de saber que provoca depresión, o continuada ingesta de alcohol a pesar de que empeora una úlcera)

Ampliando la información anterior la tolerancia es un estado de adaptación que se produce en el organismo que hace que la misma cantidad de droga no sea satisfactoria y que progresivamente se necesiten mayores dosis para conseguir los mismos efectos. Dicho efecto se produce por un proceso de neuroadaptación que consiste en una reducción paulatina de los receptores neurológicos. Cada sustancia genera tolerancia en grado y velocidad diferentes, y además, esta es diferente en cada persona. Un ejemplo de esto es que un joven que apenas empieza a consumir alcohol sienta los efectos de una cerveza, mientras que un adulto que consume habitualmente cerveza pueda ingerir entre cinco y seis cervezas sin sentir los efectos ni llegar a la intoxicación o ebriedad.


Por otro lado el síndrome de abstinencia consiste en un conjunto de manifestaciones físicas, mentales o comportamentales que se producen tras la interrupción del consumo de la sustancia que se ha mantenido durante un tiempo. Este se puede clasificar en:

  • Agudo: surge a las pocas horas de haber tomado el último consumo. Se manifiesta con síntomas intensos y de limitada duración (aproximadamente diez días).

  • Tardío: la sintomatología aparece con menor intensidad que en el caso anterior, pero su duración es más prolongada (aproximadamente 25 días).

  • Condicionado: aparece ante un estímulo externo o interno, que condiciona a reiterar el consumo.

  • En función del tipo de sustancia, existen síndromes de abstinencia más o menos peligrosos.

Ahora, el “craving” es definido como el deseo incoercible de consumir que se genera por ideas, recuerdos, estímulos condicionados, situaciones estresantes, etc., el cual, se vuelve difícil de controlar y propicia la búsqueda de la sustancia (Casas, Bruguera, Dura y Pinet, 2011)


El tratamiento de la drogadicción inicia con una fase de desintoxicación seguida de una fase de deshabituación. La desintoxicación es el proceso mediante el cual se da la eliminación de la droga del organismo; este proceso se lleva a cabo con o sin apoyo médico, dependiendo del caso y de la sustancia con la cual se haya producido la intoxicación; si quiere tener más información sobre algunas recomendaciones para la desintoxicación y cómo manejar el síndrome de abstinencia haga clic AQUÍ.


Por otro lado la deshabituación es un proceso en el cual se busca implementar cambios psicológicos y comportamentales tras una fase de abstinencia. El objetivo es una reorganización en la vida para que no gire en torno al consumo, que se logra rompiendo hábitos adquiridos y estableciendo nuevos patrones de conducta alternativos. Es una fase larga y comprende la parte fundamental del curso del tratamiento. Así, la deshabituación supone un cambio de estilo de vida en diferentes ámbitos (personal, familiar, social, físico, económico y/o laboral).


Si quieres tener más información sobre el tratamiento de los problemas relacionados con el consumo de sustancias psicoactivas haga clic aquí.

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter

Sitio creado por Clan 2020 - Todos los derechos reservados

Bogotá | Colombia | 2020

  • Facebook Fundación Deliberar
  • Twitter Fundación Deliberar
  • Instagram Fundación Deliberar
  • Messenger Deliberarspa